Como pelar gambas
Cómo se hace

Cómo limpiar gambas

A nadie hay que convencer de lo deliciosas que son las gambas, si bien es cierto que seguramente en más de una ocasión has desestimado su uso bien por evitarte tú la tarea de pelarlas previamente, bien para evitársela a tus comensales con el consiguiente engorro que lleva el riesgo de mancharse o dudar sobre si hacerlo con los dedos o con cubiertos.

En verdad pelarlas no es nada complicado, y entendemos que lo más oportuno es que esta labor se desarrolle en la cocina dejando para los invitados únicamente el placer de comerlas.

Cómo pelar gambas

El primer paso será pelarlas, para ello separaremos la cabeza y procederemos a quitar la cáscara con los dedos. Si por la naturaleza de la gamba fuera especialmente costosa esta labor siempre podríamos ayudarnos realizando con un cuchillo un corte longitudinal en la zona donde están las patas.

Cómo quitar el intestino a langostinos y gambas

Una vez peladas hay que quitar el intestino. Esto es mayormente una cuestión estética. La forma más fácil y rápida de extraerlo es incidiendo en la parte superior con un palillo para acceder hasta él y a continuación tirar con los dedos.

A la hora de la limpieza, tal y como observaréis en el vídeo, recomiendan añadir una cucharada de fécula de patata. Si no tuvieseis bien podríamos valernos con una cucharada de harina. Esta es la forma en que la limpian en la cocina japonesa. El fundamento de añadir la fécula y a continuación frotar unas gambas con otras es que la fécula de patata absorbe el olor y las partículas sucias de la gamba a la perfección. Esto se puede apreciar en lo sucia que queda el agua con que se enjuagan las gambas, así como en la diferencia entre una gamba limpia de esta manera y otra por limpiar. Haced la prueba, os sorprenderéis.

Por último hay que secar todas las gambas, para lo que resulta especialmente indicado el papel de cocina.

A continuación te dejamos un vídeo de Just One Cookbook para que veas como se hace.

Además, la tarea no acaba con el mero hecho de pelar. Os recomendamos no desechéis las cáscaras. Podéis hacer, ya sea solas o acompañadas con un poco de cebolla o puerro, un delicioso caldo o fumet que os servirá de base para otros muchos platos, como una sopa de pescado o una paella.

Ya no hay excusa para que prepares unas deliciosas gambas con gabardina o una estupenda tempura de gambas o… ¿Y a ti, cómo te gustán más?